El 23 de junio del 2016,  pasadas las 23hs, cuatro hombres armados, ingresaron a robar a una vivienda del barrio Parque Luro, en Esquiú al 1900, con la modalidad conocida como “entradera”.  En el interior de la casa, redujeron a la familia,  y los amenazaron con armas de fuego y armas blancas exigiéndoles dinero y objetos de valor. Luego, los asaltantes ataron a los moradores en una habitación y huyeron del lugar.

 

Entre las pertenencias robadas, había una Motocicleta marca Honda, modelo XR250, una bicimoto, documentos, una alianza de oro, dos relojes pulsera y la suma aproximada de tres mil pesos. Tras la investigación policial, se identificaron bienes robados, lo que generó un rastro para identificar a los asaltantes.

 

Tras localizar algunos de los objetos robados, se realizaron allanamientos donde se secuestraron celulares y handys, que permitieron confirmar la participación de un quinto integrante de la banda, que asistía a quienes se encontraban en el lugar del robo mediante la escucha de la frecuencia policial. Esa persona se encontraba cumpliendo prisión domiciliaria por una condena anterior.

 

Los cinco integrantes de la banda fueron condenados a cinco, seis y siete años de prisión. Para Vargas, el responsable de las escuchas, su prisión domiciliaria fue considerada un agravante.