La Cámara de Casación Penal hizo lugar al pedido de la fiscalía y anuló la absolución que Analía Schwartz había logrado en primera instancia, tras entender la contundencia de la evidencia que formó parte del juicio. La docente acusada por abuso sexual y corrupción de menores deberá enfrentar un nuevo juicio oral.

 

Hoy por la mañana, se conoció la determinación de la Sala V de la Cámara de Casación, dictando la nulidad de la sentencia. Analía Schwartz se desempeñaba como docente en el instituto Gianelli y el jardín “maminas” dependiente del Colegio Fleming,  había sido acusada por 9 casos de abuso sexual y 6 de corrupción de menores.

 

El fallo de primer instancia  otorgado por el Tribunal Oral N°1, conformado por los jueces Facundo Gómez Urso, Aldo Carnevale y Pablo Viñas sorprendió a muchos. El caso construido por el fiscal Fernando Castro era sólido, la labor realizada por los abogados de la querella Martín Bernat, Cristian Prada, Eduardo Toscano y César Sivo, reforzó el desempeño de la fiscalía. La absolución hacía ruido por todos lados. Minutos después de conocida la decisión de primer instancia ya estaba presente la continuidad en Casación.

 

Si bien la resolución aún no está accesible a la prensa, La Posta consultó a Cesar Sivo, abogado penalista querellante en la causa, quien explicó: “La sentencia de casación es una sentencia muy medulosa, muy profundo es el análisis que realiza, es un análisis de 175 fojas donde recorren todas las evidencias y muestran las falencias en las que incurre el tribunal y concluye que lo que se necesita es un nuevo juicio y lo dice con toda claridad, con jueces que sean imparciales y objetivos. Esta resolución tiene un posicionamiento muy crítico con la tarea realizada por los jueces del tribunal sobre cómo han analizado la prueba, sobre cómo han sesgado el análisis, como han obviado muchas evidencias que demostraban la existencia de los hechos denunciados”.

 

 

Para las familias es un acto de reivindicación, “por la virulencia con la que fueron atacados padres y chicos, tratados con crueldad. Esta noticia genera emoción. Los padres están muy consternados, no se puede hablar de alegría por el carácter del delito del que estamos hablando, pero sí hay esperanza de obtener justicia ante la gravedad de los hechos” expresó Sivo.

 

 

En referencia al accionar de los jueces de primer instancia, Sivo señaló: “obviaron muchas evidencias que mostraban la existencia de los hechos. Tal es así que en tres de los casos, y en solo tres de los casos de todos los que fueron sometidos a conocimiento jurisdiccional la Cámara de Casación confirmó la absolución, lo que muestra que analizaron todos los elementos de convicción y fomaron una nueva idea de lo que efectivamente había sucedido”.

 

Respecto a la actitud de Casación, Sivo desarrolla: “El tribunal de casación podría haber dictado una resolución de tipo condenatorio, lo que se conoce como una resolución de casación positiva, es decir, con los elementos que hay, alcanza para condenar. Sin embargo fueron –si se quiere- mas probentes al enviar para hacer un nuevo juicio lo que también le quita la posibilidad de agravios a la defensa en relación a esta cuestión. Una cosa es decir que vengas de una absolución y te condenen, y otra cosa distinta es que vengas de una absolución y digan ‘esta sentencia dolece de todos estos defectos y hay que hacer un nuevo juicio”.

 

Cabe recordar que Schwartz, tras la evidencia presentada por los abogados de la querella, admitió haber generado una identidad falsa para impulsar medidas de lobby con el objetivo de garantizar su impunidad, convocando a marchas donde pretendía diluir el delito investigado y montar una especie de ataque a los docentes. También en el marco de este juicio, personas allegadas a ella expusieron identidades de las familias denunciantes, e incluso vandalizaron el comercio de una de esas familias.

 

Respecto a la fecha del nuevo juicio depende de que tipo de actitud tome la defensa de la imputada, a cargo de la polémica Patricia Perelló, quien en el marco de esta causa recibió sanciones desde el Colegio de abogados por violar el código de ética profesional al publicar testimonios de las víctimas (niños) lo que materializa una revictimización. Cabe señalar que en la trayectoria de la letrada se marca una continuidad en  la defensa de abusadores de niñas y niños,  y femicidas.