Desde Defensa Civil informaron que continúan en los barrios que más sufrieron la tormenta, como El Martillo, y dieron a conocer los datos finales: más de 40 árboles y algunos techos volaron por el fuerte viento. “No estaba previsto”, remarcaron.

La intensa lluvia durante un corto tiempo y los vientos que impresionaron a más de uno, ocasionaron problemas en muchos barrios de la ciudad. El Jefe de Operaciones de Defensa Civil, Rodrigo Gonçálves, se encargó de llevar un poco más de tranquilidad a la población y pidió paciencia en los casos posibles.

“Estamos trabajando en las zonas más afectadas. Una de ellas fue el barrio El Martillo”, contó y además agregó que fueron más de 40 árboles caídos y techos volados los que generaron tantas complicaciones.

Si bien algunos sectores sufieron inundaciones debido a la cantidad de agua caída en tan poco tiempo, lo más severo fue el viento, cuyas ráfagas castigaron duramente a algunos barrios. “Fue un temporal que no había sido pronosticado. Desde el Servicio Meteorológico Nacional nos habían advertido una leve tormenta pero nada como esto”, describió.

En ese sentido, pidió paciencia dentro de lo posible y aseguró que continúan trabajando en los barrios.