El gobierno esperó a último momento para convocar a la paritaria, y realizó una oferta por debajo de la inflación. Los gremios evaluaron sus posibilidades en el conflicto, refrendaron las medidas con las bases y fueron al paro. A pesar de los descuentos, el acatamiento docente fue alto. 

 

En diálogo con “Te digo más” de Radio Residencias, Rodrigo Miguel, Secretario Adjunto de SADOP Mar del Plata, expresó:  “Hay una evidente desidia del gobierno porque comienzan las clases y la oferta es paupérrima”.

 

El gobierno cumple con las convocatorias a modo de formalidad, pero obtura la posibilidad de construir acuerdos. Miguel señala: “Uno cuando presencia estas situaciones no lo puede creer. El gobierno viene dilatando esta situación desde noviembre, cuando hemos pedido la reapertura de la paritaria. Se nos convocó en noviembre para decirnos que los docente habíamos  ganado poder adquisitivo del salario, lo que es una evidente locura, y este año que nos han convocado a tres reuniones no han variado ni un porcentaje mínimo de la oferta inicial del 15%”.

 

Uno de los puntos más álgidos para la falta de acuerdo, es la negativa del gobierno de poner en la paritaria la cláusula gatillo, que proteja los trabajadores docentes ante la inflación galopante: “En cuanto a la cláusula gatillo la verdad que es una contradicción absoluta. La cláusula es una norma de seguridad para los trabajadores. Ningún trabajador quiere que se active la cláusula gatillo porque  quiere decir que se disparó la inflación por sobre las expectativas salariales” explica el referente de SADOP.

 

La estrategia del gobierno se apoya en su blindaje mediático y habilidad comunicacional. Tienen la capacidad de demonizar a los dirigentes y socavar las herramientas de los trabajadores aún cuando peligra el salario. Esto no frena al accionar de los Sindicatos, que están en pie de lucha:  “Siguen negándose a aplicar la cláusula, y nosotros creemos que es un acuerdo mínimo en la negociación. Claramente lo que busca el gobierno es un conflicto, desprestigiando a los gremios docentes. Si el gobierno no tiene otra postura vamos a tener un año conflictivo” señala Miguel.

 

La tendencia que marcan la provincia y la nación es por paritarias a la baja, y persecusión gremial. “Creemos que a modo de ejemplo se intenta forzar una negociación con los gremios más importantes. La negociación con los bancarios es una locura proponiendo un 9%, a los docentes le ofrecen un 15%. Lo que intentan es adoctrinar mostrando una pauta baja en la paritaria con los gremios de referencia. Es una clara postura de conflicto la del gobierno”  concluyó Miguel.