La diputada nacional Victoria Donda, de Libres del Sur en el frente 1País fue una de las oradoras en la presentación del proyecto de ley de la Campaña Nacional por el derecho al Aborto legal, Seguro y Gratuito. El proyecto se presenta por séptima vez, pero en esta oportunidad contó con la firma de cuatro co-autoras de bloques distintos, y es acompañado por la firma de 71 legisladoras y legisladores.

 

Donda inició su alocusión haciendo referencia al clima de época que abre las puertas para pensar que esta vez, el proyecto presentado podrá convertirse en ley, en base a la movilización popular que lo empuja, a la maduración de la sociedad para entender la separación iglesia – estado, y por la contundente realidad de que aún en la ilegalidad el aborto se practica, pero en muchos casos, de forma insegura. “No puedo evitar compartir mi enorme alegría por estar acá, porque en esta presentación hay olor a que vamos a tratarlo en el recinto y que vamos a lograr la media sanción en diputados para que contemos con aborto legal, seguro y gratuito, en los hospitales públicos” manifestó la diputada.

 

El compromiso para que el debate llegue al recinto, viene de la mano de tener en claro el eje de discusión, lejos de la trampa religiosa de hacer hablar células y embriones: “Tenemos la responsabilidad de que esta discusión se dé donde se tiene que dar, en el recinto de la cámara de diputados. Si estamos a favor del aborto legal seguro y gratuito, o estamos a favor de los abortos clandestinos, acá no hay otra discusión. Se hacen quinientos mil abortos por año. Las mujeres abortamos con ley o sin ley” explicó Donda.

 

Además, al igual que sus compañeras de la campaña, de todas las expresiones partidarias, el énfasis está puesto en el deber del estado de garantizar el derecho a la salud: “El estado tiene la obligación de brindarnos una ley para garantizarnos el acceso al derecho a la salud pública. Esa es la discusión, quien no quiere discutir eso está avalando la existencia de clínicas y lugares donde se hacen abortos clandestinos. El debate es salud pública con interrupción voluntaria del embarazo o abortos clandestinos en basureros donde tiran nuestra vida a la basura, donde ponemos en riesgo nuestro cuerpo y nuestra vida” agregó la diputada.

 

Para concluir su alocución, sacudió las cabezas de las personas presentes poniéndole nombre al proyecto: “Esta ley tiene nombre apellido y caras. Tiene los nombres de esas mujeres que ponen el cuerpo, tiene el nombre de esas mujeres que no tienen plata para pagar abortos en clínicas preparadas y ponen en riesgo sus vidas, como María Campos, con 5 hijos, quien murió haciéndose un aborto clandestino en Santiago del Estero hace pocos días”.