Javier Moreno, integrante de AMADI (Asociación marplatense por los Derechos a la Igualdad) y la Asamblea por una Sociedad sin Fascismo fue uno de los primeros en declarar en el juicio a la banda de nazis que realizó varios crímenes de odio en la ciudad. Hoy a las 9 hs se desarrollará una nueva audiencia en el Tribunal Oral Federal (TOF) 1, en Luro y Santiago del Estero.

 

Entre muchas organizaciones crearon  la asamblea para generar estrategias que permitan frenar el avance de grupos organizados de índole fascista, por la situación que vienen atravesando organizaciones sociales y políticas, y también individuos, que por el sólo echo de ser gay, o migrante han sufrido ataques. “Estos grupos hace varios años que viene operando, pero su violencia se acentuó en el año 2015, principalmente entre los meses de agosto y diciembre, donde se desplegaron la mayoría de sus ataques” relata Moreno.

 

“El miércoles 7 tuve la responsabilidad de testificar en el juicio, es un juicio abierto, las audiencias son públicas, cualquier persona interesada en ver cómo se desarrolla este proceso judicial puede asistir. La verdad que la sensación de estar ahí es de mucha responsabilidad: de reconocerlos, de identificarlos, de ser claro con lo que pasó. Sentí que hasta se me bajaba la presión, sé que dar testimonio es muy importante y yo estoy involucrado en varios de los hechos que se le imputan”, relata valientemente Javier Moreno.

 

Respecto a los hechos de los cuales dio cuenta en su testimonio, hay  amenazas en la calle,” a mí mismo y a mujeres trans que desarrollan su actividad laboral en la zona de la perla –lamentablemente, porque no consiguen otro trabajo”, explica Javier. También describió “los escraches con esvásticas y otros mensajes discriminatorios que hicieron en el local donde trabajo”; “y el ataque que hicieron con palos, piedras y cajones de verdura, donde rompieron los vidrios  y las paredes y asustaron a la gente, en el lugar donde trabajo”.

 

Moreno, víctima directa de algunos de los ataques y testigo de otros, coincide con el señalamiento que oportunamente hiciera el Fiscal Daniel Adler, quien tuvo a su cargo la etapa de instrucción: “Estos grupos se estaban constituyendo como ‘grupo de tareas’, como la CNU” comparte Moreno. “Atraparon a personas a las que les hirieron con un cutter en la mano, formando una esvástica. Cada vez se animaban a más, a profundizar la violencia” describe haciendo un paralelismo con el señalamiento que los nazis hacían sobre sus víctimas.