El equipo local superó las siete caídas al hilo tras vencer a Ferro como local por 96-73. Fue un triunfo vital en su lucha por escapar del fondo de la tabla y porque además, todo el pueblo “Milrayitas” venía de vivir días tristes por el fallecimiento de Alfredo Miño, uno de los dirigentes que más trabajó por el club. El plantel afrontó el partido con una alta carga emotiva y lo sacó adelante con personalidad y buen juego.

El elenco de Leonardo Gutiérrz empezó enchufado y se escapó 6-0 con el goleo de Nicolás Gianella atacando el aro y dominando a Franco Balbi. Con 8 puntos suyos, el “Milrayitas” se mantuvo con una interesante brecha de cinco unidades (13-8) y obligó a Hernán Laginestra a gastarse su primer “tiempo muerto” cuando iban cuatro minutos.

Después de un parate por un desperfecto en el tablero, Peñarol sacó 6 en la vuelta a la acción con un doble a la carrera de Todd Brown (16-10). Luego, el extranjero clavó un triple (19-12) cuando quedaban 3 minutos y medio. Ferro intentó arrimarse pero la reacción la frenó Steffphon Pettigrew con otro acierto lejano, después llegaron dos libres de Martín Leiva y dos de Alejandro Alloatti (26-16). La chicharra sonó con una ventaja de ocho (26-18) para el local.

Inmejorable fue el arranque de Peñarol en el segundo cuarto. Con un 8-0 se alejó 34-18 gracias al doble de Alloatti tras asistencia de Brown, el triple de Diego Guaita en su vuelta tras la lesión y una bomba del alero extranjero. Ferro, del otro lado, atacó enredado por la defensa del rival y sus propios problemas.

En las siguientes acciones llegaron dos triple más, uno de García y otro de Nicolás Zurschmitten, para que los de Leo Gutiérrez se alejaran 40-22 a falta de 4 minutos. Los visitantes intentaron reaccionar con el aporte de los relevos y lograron ponerse a 12 con un triple de Iván Gramajo (44-32), pero Zurschmitten confirmó su buen ingreso con otro triple para tranquilizar (47-32) al entrar al minuto final. Pero Ferro, con un 4-0 se situó a 11 (47-36), aunque en la última apareció Guaita con una bomba para darle 14 de renta al sonar la chicharra (50-36).

Con algunas dudas empezó el tercer cuarto el equipo local, y Ferro se arrimó a 9 (50-41). Pero a partir de allí, Peñarol se hizo fuerte y metió un 11-0 para escaparse 61-41 cuando quedaban cinco minutos y medio. Después, el buen momento se extendió y con un triple de Pettigrew, los “Milrayitas” se alejaron por 21 (64-43). La máxima llegó a ser de 25 (68-43) con un doble de Alejandro Alloatti. La chicharra sonó con el local al frente 71-51.

En el último, con la confianza bien alta y el rendimiento afianzado, Peñarol no dejó dudas y terminó ganando bien, pensando en el partido que deberá jugar ante este mismo rival el lunes 30 de abril como visitante. Con dos triples más de Zurschmitten (en un necesario buen partido individual), sacó 24 (79-55) y en el final hubo un unipersonal de Brown, con dos triples y un doble para terminar maquillando el resultado.