La función será a las 18.30 y contará con la participación de Rubén López, el hijo del testigo desaparecido en 2006. El film aporta una nueva perspectiva sobre la figura de Jorge Julio López. La proyección forma parte de las actividades por el Mes de la Memoria.

En el marco del ciclo “30.000 reflejos, un mismo espejo”, el Centro Cultural América Libre proyectará este viernes a las 18.30 el film “Todxs somos López. Donde empieza la vida y termina la muerte”. La crónica documental aborda los días del testigo y querellante en el primer juicio por genocidio en Argentina, que desapareció en septiembre de 2006. La actividad, que se desarrollará en 20 de Septiembre y San Martín, contará con la presencia de Rubén López, hijo de Jorge Julio López.

Dirigida por Marcos Tabarrozzi, esta ópera prima cuenta en la voz de Rubén cómo fueron esos treinta años entre que López fue secuestrado en 1976 y 2006, donde su padre elaboró el trauma y el silencio que le impuso el contexto social. Acompañado por el periodista Miguel Graziano, Rubén recorre los centros clandestinos en los que estuvo secuestrado Julio López y rearma esa historia que su padre guardó para protegerlo en su infancia y adolescencia.

La proyección de “Todxs somos López” forma parte de una serie de actividades que el complejo cultural ideó para el Mes de la Memoria, incluyeron una charla sobre identidad, a cargo de Leda Barreiro, Yamila Zabala Rodríguez e integrantes de “Vecinos sin genocidas” y la inauguración de una muestra colectiva de arte denominada “Todo está guardado en la Memoria”; en ella exponen Mariel Álvarez, Rosana Cassataro, Guillermo Cángaro, Cecilia Catoi, Inés Drangosh, Mauricio Escalada, Josefina Fosatti, Cristina Lombardi, Eduardo Martín, Diego Pazos y Elvira Sedrán.

Desde hace casi 12 años, el Centro Cultural América Libre apuesta por una cultura popular que, además de manifestarse como expresión artística, se postule como herramienta para el desarrollo de la vida. Como explica Carmen Domínguez, una de las referentes del espacio, “la cultura popular nace, crece y se desarrolla a partir del pueblo y para el pueblo, y atraviesa todas las relaciones de la vida social y política”.

A partir de esa convicción, es que este año se trabajó en una agenda que acompañe, durante todo marzo, los conceptos de Memoria, Verdad y Justicia. “Entendemos que hoy en día la Memoria es muy importante, es fundamental que todos los argentinos y argentinas podamos repensarnos e identificarnos con aquellos compañeros y compañeras desaparecidos. Sus luchas no son ajenas a las que tenemos hoy en día, son sus mismas banderas las que levantamos nosotros y son esas mismas reivindicaciones las que quedan por conquistar. Aún más con este Gobierno, en este contexto, donde parece que todo se olvida”, señala Domínguez.

“Cuando nosotros pensamos estas actividades, en Mar del Plata hacia dos meses y medio teníamos viviendo a uno de los genocidas más atroces y aberrantes de la historia. Y que luego del trabajo y la lucha de los vecinos y vecinas organizados y acompañados por el resto de las organizaciones de Derechos Humanos se logró que se fuera”, repasa Carmen Domínguez, que concluye al aseverar que “como Centro Cultural y como parte de esta sociedad, tenemos la responsabilidad de hacer llegar nuestra construcción colectiva, con cada una de nuestras herramientas, para decir que no olvidamos, no perdonamos y no nos reconciliamos. Nunca más”.