Ariel Ciano, el presidente del bloque de concejales del Frente Renovador rechazó la ordenanza fiscal e impositiva:
“Pese a contemplar algunos ítems que planteamos, desde nuestro espacio decidimos no acompañar la Ordenanza Fiscal e Impositiva tratada este jueves en el Concejo, siendo que con ella se produce en Mar del Plata un nuevo tarifazo para el bolsillo de los vecinos de la ciudad”.

“Nosotros propusimos un tope máximo del 15 y 18% y evitar que la suba sea retroactiva al primer mes del año, porque de lo contrario, todos deberemos pagar cifras desmedidas con lo que implica hacerle frente a la etapa del año más dificil y mayor consumo de servicios públicos”, expresó Ciano. En cambio, reconoció que otros pedidos de su fuerza opositora sí fueron escuchados por el Ejecutivo, apelando al sentido común.

“No podemos dejar de ver que varias de las propuestas que hicimos, si fueron atendidas como es la continuidad en las exenciones para las empresas radicadas en el Parque Industrial, así también como la actividad primaria, las exportaciones, el teatro, la impresión de libros, los diarios e incluso a emisoras de radio y televisión, sin entender como el Ejecutivo con ideas así con las que después -por suerte- da marcha atrás, desgasta los vínculos con los sectores productivos que se encuentran a la deriva ante la falta de rumbo y señales claras del municipio”, expresó el concejal.

Desde hace meses, en todos los medios, el ex presidente del Concejo Deliberante alzó su voz a favor de los vecinos que lo eligieron para ocupar su banca, y así “ser una oposición responsable, que lleva al Concejo, la voz de quienes no son escuchados”.

De hecho, en recortes periodísticos de principio de año, Ciano ya advertía sobre la situación que finalmente se vivió en la mañana de este jueves en el recinto de sesiones del cuerpo deliberativo, en donde “pareciera que Arroyo quisiera castigar a los vecinos con más aumentos, en tiempos donde todo sube, desde la nafta hasta el gas, en días en los que el fantasma del desempleo ronda nuestras calles, con la situación de la Confitería Boston o el conflicto de Carrefour que también golpea a cientos de familias marplatenses; y aumentos como éstos solo terminan por destruir las esperanzas de un futuro mejor”, concluyó y se lamentó que “una ordenanza que debiera estar ya tratada el 30 de octubre del año pasado, meses después solo sea un plan de recaudación y no de gobierno”.