El hecho fue advertido por los vecinos que se comunicaron al instante con Zoonosis. Desde el área comenzaron con una campaña de vacunación en la zona para evitar inconvenientes.

Ya es el segundo caso denunciado en el año y, como en aquél entonces, puso en alerta a los vecinos de la zona de Valencia al 6000, del barrio Caisamar donde fue encontrado.

Se trata de un murciélago con rabia que fue atrapado y analizado por el departamento de Zoonosis desde donde comenzaron una campaña de vacunación a los habitantes del barrio, a modo de prevención.

“Intervenimos y el animal fue enviado a la localidad bonaerense de Avellaneda donde se constató que tenía rabia. Es frecuente encontrar casos de rabia positiva en estos pequeños mamíferos y la cantidad de casos que se dan en el año no llega a 15”, explicaron desde Zoonosis.

Además, destacaron que “por suerte, no hubo contacto ni contagio con ningún animal ni con personas que hayamos detectado. Hemos realizado el control correspondiente, de ir casa por casa para vacunar a los animales presentes en los domicilios”.

En ese sentido, pidieron a todas las personas que tengan mascotas que les apliquen la vacuna antirrábica obligatoria, para evitar inconvenientes. Y recomendaron que quienes encuentren un animal de estas características, lo retengan con algún trapo o recipiente hasta que llegue Zoonosis pero que no entren en contacto.