Esta mañana se realizó en el Concejo Deliberante una Jornada de Trabajo en la que participaron integrantes de la cooperativa Cura, carreros, recicladores informales del predio e integrantes de la Universidad Nacional entre otros. Pusieron en común la problemática y pidieron políticas de Estado para volver a reciclar.

“Son muchos años de educación y conscientización pero ahora ni siquiera separamos en origen”, describieron los protagonistas de la mesa convocada por la concejal Marina Santoro (Unidad Ciudadana). Los grandes ausentes fueron los ediles oficialistas y el representante del Emsur, Eduardo Leitao, que no asistieron al encuentro.

Durante dos horas, los trabajadores expusieron su problemática y denunciaron que la cooperativa Cura está abandonada: “Necesitamos que nos den respuestas porque tenemos una cinta rota, todo destrozado, no nos dan equipamiento ni ropa adecuada para trabajar y el predio colapsa cada día más”.

Además, resaltaron que los residuos ya no les llegan separados por bolsas y que eso no sólo impide trabajar con la separación (lo que genera que ganen muy poco dinero) sino que la maquinaria se rompe al recibir basura orgánica.

“La separación en origen se dejó de hacer y todo quedó olvidado. Necesitamos que los vecinos vuelvan a tomar consciencia de la importancia de esta tarea, que para nosotros significa llevar el pan a nuestras casas. Y también requerimos un Estado que esté presente y a nuestro lado para hacerse cargo de todo esto”, apuntaron.

Como cierre, los expositores acordaron realizar una segunda mesa en la que puedan avanzar con políticas legislativas para buscar soluciones al conflicto.