En un fallo inédito para la ciudad, los jueces del tribunal pudieron comprobar que efectivamente se trataba de una organización que tuvo diversos ataques violentos durante los últimos años. Organismos de derechos humanos celebraron la sentencia.

La lectura del fallo se hizo esperar. Si bien estaba dispuesto para las 9 de la mañana, recién a las 17.30 las organizaciones presentes conocieron el veredicto del Tribunal Oral Federal Nº 1 compuesto por Mario Portela, Roberto Falcone y Bernardo Bibel.

A pesar de los intentos por despegarse de los hechos violentos que se les imputaron, y de la leve acusación del fiscal Juan Manuel Pettigiani, el grupo fue reconocido como una organización que actuó en conjunto en base a su ideología.

En este fallo inédito, se dispuso la condena a 9 años y seis meses de prisión para Oleksander Levchenko “por tomar parte en una agrupación destinada a imponer sus ideas o combatir las ajenas por la fuerza o el temor, en concurso ideal con el delito de pertenecer a una organización y realizar propaganda basada en ideas o teorías de una raza, religión o grupo étnico”.

En tanto que Alan Manuel Olea y Gonzalo Paniagua fueron condenados a 9 años de prisión, Nicolás Caputo a 8 años y 9 meses, Giuliano Spagnolo a 5 años y 6 meses, Franco Pozas a 4 años y 6 meses y Marcos Caputo a 2 años y un tratamiento tutelar

Los condenados quedaron automáticamente detenidos luego de la lectura de la sentencia, lo que ocasionó cruces entre ellos y el personal de seguridad que los tuvo que retirar a la fuerza del lugar.

Los organismos de derechos humanos y organizaciones políticas y sociales celebraron el fallo y aseguraron que es ejemplar para este tipo de accionar delictivo en la ciudad.