La decisión del intendente fue concretada hoy mediante el veto de una ordenanza que permitía dicha aplicación para los trabajadores/as. El secretario de Hacienda, Hernán Mourelle, fue uno de los principales impulsores del recorte. Conocé los fundamentos.

Se trata de la Caja de Préstamos y Proveeduría Sindical de los empleados municipales, un beneficio con el que contaban desde hacía más de 50 años.

Mediante él, los trabajadores tenían acceso a créditos para realizar compras cuyos montos serían descontados de sus sueldos al momento de acceder al recibo. En especial, era un recurso utilizado por el personal en caso de no poder abonarlo en el momento.

La decisión había sido tomada por el intendente, Carlos Arroyo, y fogoneada por el secretario de Hacienda, Hernán Mourelle, a quien llovieron críticas durante la propuesta.

Si bien la medida había sido adoptada el año pasado, el Concejo Deliberante se encargó de rechazarla, aprobando por unanimidad una ordenanza que restituía los beneficios a los trabajadores/as. Dicha normativa fue vetada hoy por el mandatario comunal, desatando el enojo en el Sindicato de Trabajadores municipales y en todas aquellas personas que tenían el acceso al código.