El equipo cayó en el segundo juego de los octavos de final por 101 a 69. A diferencia del primer partido, en el cuarto inicial el trámite fue parejo pero en el segundo lo quebraron los locales. La serie continuará en Mar del Plata el viernes a las 21.30 con el equipo de Leonardo Gutiérrez obligado a ganar para forzar un cuarto choque.

Peñarol empezó muy efectivo y San Lorenzo también. Por eso el partido comenzó con mucho ritmo y los locales arriba 10-8 con protagonismo de Selem Safar (5), titular ante la baja por lesión de Mathias Calfani. La primera diferencia la estableció el actual bicampeón, porque siguió con su buen ataque y pudo defender algunas pelotas (15-10 a falta de 5 minutos y medio). Luego fue Peñarol el que pudo dominar con su defensa y con un 5-0 igualó en 17. De allí al cierre se hizo equilibrado el trámite, con San Lorenzo amagando con escaparse y Peñarol recuperando terreno. La chicharra de cierre encontró al equipo de Gonzalo García al frente 26-22.

Dos triples, uno de Safar y otro de José Vildoza distanciaron por 10 a los locales (32-22) en los primeros instantes del segundo cuarto. San Lorenzo arrancó mejor pisado el parcial, más cómodo y además fue agresivo en defensa. Todo lo bueno que había hecho el visitante en el primer cuarto, no lo pudo repetir y fue dominado. Entonces, el rival le sacó 19 de luz en cinco minutos (43-24). Con sus armas, el “Ciclón” dominó por completo. La máxima llegó a ser de 23, tras una nueva pérdida de Peñarol y el sonido de la bocina (54-31). El equipo de García se adueñó de esos 10 minutos por un claro y contundente 28 a 9.

Si alguna duda quedaba, San Lorenzo la despejó de movida y metió un 5-0. Peñarol estuvo impreciso hasta desde la línea de libres (1-3). Por eso el local se escapó 59-33. Después hubo un amague de reacción “Milrayitas”, rápidamente aplacada por las bombas de Safar y Tucker (67-35 en 5 minutos). Con el partido 74-38, Leonardo Gutiérrez pidió “tiempo muerto” y mandó a la cancha a un quinteto alternativo que mejoró en defensa y metió un 10-0 (74-48). Entonces, fue Gonzalo García el que detuvo las acciones. El cierre encontró a los locales arriba 79-53. Esos 10 minutos fueron más parejos y se los quedó San Lorenzo por 25-22.

Con todo definido, en el último cuarto se vieron buenos minutos del pibe Lucas Gorosterrazú. En una jugada el rosarino lanzó un triple y recibió la tapa de Tucker, y en la siguiente, en un contragolpe no dejó dudas y la enterró con fiereza. La mala noticia para los visitantes fue la lesión de Diego Guaita en su rodilla izquierda. En su reemplazo entró Juan Martín Fernández y al ratito lo hizo Juan Ignacio Marcos, para que el “Milrayitas” cerrara el partido con sus pibes en cancha. Del otro lado entró Juan Hierrezuelo.