A pesar de estar vigente la emergencia pedida por el propio Intendente para que la empresa Ceamse pueda adjudicarse la explotación del predio de residuos de manera directa, aún no se ha concretado la operación. Tras meses de espera, todo sigue igual.

Pasó bastante tiempo desde ese 28 de febrero, día en el que el Concejo Deliberante dio el pase libre al Ejecutivo para accionar a su gusto con respecto al predio de disposición final de residuos, luego de aprobar la emergencia. Esto le permitía el uso de partidas especiales y la contratación directa de cualquier empresa.

Ceamse fue el nombre que más sonó pero jamás se avanzó en profundidad y aún se desconoce cuándo se firmará el convenio, por lo que no se entiende cuál fue la finalidad de la emergencia tan pedida por Carlos Arroyo.

Este viernes, nuevamente se firmó una prórroga en el contrato de la empresa Tecsán, que aún trabaja en el predio y que ya expresó su deseo de dejar las tareas. A pesar de ello, siguen sosteniendo la intervención en el lugar mientras se espera la llegada de Ceamse.

A la par, casi 500 personas viven y comen del basural. Esos vecinos/as a los que el Muncipio prometió dar respuesta y a los que una emergencia tampoco supo alcanzar.