Se trata de una propuesta que trabajaron en conjunto organizaciones con concejales y que ya fue pospuesta dos veces en el recinto. La esperanza por regular el trabajo de las cooperativas, en lucha contra los intentos por achicarlos.

Luego de 23 días de acampe, se notó que la situación “no daba para más”. Aunque los acuerdos no fueron cumplidos, una parte de los ediles del Concejo Deliberante entendieron la necesidad de sentarse a trabajar en una ordenanza con el consenso de los/as cooperativistas.

De allí surgió esta propuesta de ordenanza, que va en contraposición del proyecto presentado por el funcionario Hernán Alcolea que busca reducir la cantidad de cooperativas y regular su trabajo condicionado por cuestiones políticas.

El nuevo expediente pide entre otras cosas no estigmatizar mediante un registro restrictivo, y el acuerdo de que un 25% de obra pública que realiza el Municipio debe ser para estos grupos de trabajo mediante licitaciones, entre otros puntos.

En un primer momento, se conformó una mesa de trabajo para poder avanzar en el tema y más tarde se buscó en dos oportunidades que el expediente sea tratado en sesiones ordinarias pero desde el oficialismo fue impedido.

Muchas organizaciones condenaron esta actuación y apuntaron contra los concejales oficialistas, mientras que otros buscaron que se garantice su tratamiento en las comisiones internas, de modo que ya no pueda haber excusas para aprobarlo en el recinto.