Estudiantes de la Escuela de Artes Visuales martín Malharro protagonizaron una protesta para visibilizar que no pueden cursar en el edificio de la institución desde hace una semana. Con un corte en la circulación vehicular en la Avenida Luro por el transcurso de la mañana, hicieron clases abiertas y pintaron banderas en defensa de la educación pública y de calidad.

Cientos de estudiantes de las diferentes carreras que brinda la Escuela de Artes Visuales Martín Malharro protestaron esta mañana ante la imposibilidad de dictar clases en el edificio, por una fisura en el tanque de agua. Curiosamente, también fue un problema con el tanque de agua lo que generó perdidas de agua que acabaron destruyendo el edificio original (Funes entre 9 de Julio y 3 de Febrero), donde funcionaba la escuela hace 25 años.

Los estudiantes se mostraron disconformes con la respuesta del Consejo Escolar, que falseó la continuidad pedagógica trasladando algunas cursadas a otros establecimientos educativos: uno, la escuela N°5, ubicada a cinco cuadras de la sede de la escuela de arte, y otro a más de treinta, la Escuela 58, ambas sin el instrumental necesario para poder realizar los grabados y otras técnicas empleadas en las diferentes asignaturas de las carreras.

Karina Botto Hanechi, presidenta del centro de estudiantes expresó: “El corte lo decidimos ayer en una asamblea estudiantil, debido a que hace una semana no tenemos clases, por un problema edilicio que hay en la institución, con el tanque de agua en peligro de derrumbe. Lo que necesitamos es que comiencen las obras que se pidieron con urgencia desde el consejo escolar, pero realmente no empezaron”.

Hanechi cuenta que a pesar de los convenios, el dictado de clases no está garantizado: “Se hicieron convenios con la Escuela 5 y la 58 y el consejo escolar dice que está garantizada la continuidad pedagógica pero no es así, porque no se dan todas las materias. No todas las carreras tienen cursadas. Recién hoy empiezan algunos y lo que tenemos es que nosotros somos específicos de arte, tenemos aulas de grabado con prensas, tenemos aulas de escultura con maquinarias, realmente necesitamos nuestro edificio. Por más que tengamos aulas prestadas no podemos hacer nuestra actividad”.

El temor de los estudiantes es que el modo irregular donde se dictan sólo algunas clases, y sin el equipamiento necesario, se instale como modalidad ante la inacción del consejo Escolar, tal como pasa en la mayoría de los establecimientos educativos. “No hay plazos todavía, se están evaluando los presupuestos y lo que nosotros pedimos es una respuesta concreta. Esto no viene de una capricho. Desde hace dos años, junto con otros terciarios de artística venimos luchando por edificios dignos” concluyó la presidenta del centro de estudiantes.