Cerca del mediodía, decenas de vecinos se juntaron frente al local de cobro de servicios ubicado en Fortunato de la Plaza entre Alvear y Cerrito para visibilizar su situación: fueron estafados. Tras notar que los pagos realizados no fueron acreditados por las empresas en cuestión, los vecinos regresaron al local y notaron que estaba cerrado, con un cartel que decía “por duelo”.

Las denuncias se suman en las últimas horas en la comisaría 5ta, y ya interviene la fiscalía número diez. Vecinos pagaron allí facturas de tarjetas de crédito, cuotas de automotores, servicios como el gas y la luz, y otras cuestiones. Pagos que van desde quinientos pesos, hasta cincuenta y seis mil en el caso de un vecino que vendió lo que le quedaba de su comercio para saldar deudas, y aparece a priori como uno de los más perjudicados por la estafa.

Hay indicios de premeditación y cálculo. En ese local, funcionó hasta el mes pasado un RapiPago, a cargo de un matrimonio del barrio. Los vecinos acostumbraban pagar allí sus servicios y nunca habían tenido problemas. La pareja vendió el fondo de comercio, pero no habían señalizado el cambio de firma. Quienes ocuparon el lugar, dijeron cambiar el sistema a Provincia Net y entregaban tickets apócrifos como comprobantes de pago.

La maniobra se realizó los primeros días del mes, entre el cobro de salarios y los primeros vencimientos, lo que le permitió a los estafadores cobrar un volumen alto de dinero antes de que la maniobra fuera detectada. Con el correr de los días, los vecinos comenzaron a recibir notificaciones de deuda y avisos de corte de las facturas que habían abonado en el comercio y se desataron las dudas: mensajes de texto y consultas en facebook evidenciaron la reiteración del problema. Cuando volvieron al comercio a reclamar ya era tarde; la cortina metálica estaba baja, y un cartel signaba “cerrado por duelo”. Los vecinos no tardaron en descifrar que habían sido timados, y comenzaron a efectuar denuncias tanto en sede policial como en defensa al consumidor.

El grave problema es que para la mayoría de los damnificados es imposible volver a pagar las facturas que ya abonaron, y las empresas no se responsabilizan por la estafa. Algunos ya le sufrieron cortes en el servicio de tarjetas de crédito, luz y gas. “La situación es desesperante” contó una mujer, que aclaró que es pensionada. Otro vecino, mostró pagos efectuados por su comercio, por más de veinte mil pesos. La sumatoria de casos da cuenta de una estafa millonaria pensada para desarrollarse en los días donde se efectúan más pagos y desaparecer en el lapso de las 72 hs que podrían en tardar en acreditarse para evitar ser detectados.

Cintia, una de las vecinas estafadas, cuenta: “El sábado fue el ultimo día que tuvieron abierto. Ayer me crucé con una señora que preguntaba hace cuanto que tenían cerrado porque la habían estafado, había pagado ocho mil pesos de la tarjeta, y de la tarjeta la estaban llamando y le decían que el pago no había sido realizado. En el cupón que le dieron aparecía un 0800 que pertenecía a Provincia Net, la señora llamó, y le dijeron que lo que decía el ticket no correspondía y que tenía que quejarse en el comercio. Yo que había pagado la patente del auto ahí busqué en ARBA si había ingresado el pago porque hoy se cumplía una semana de que lo pagué, y no figura el pago, llamo a Provincia Net, a mí sí me tomaron el reclamo, me dieron un mail y me hicieron mandar ahí mi reclamo, y me contestaron que habían recibido la documentación; pero a la gente que llamó hoy le dijeron que ellos no se iban a hacer cargo porque la ticketera que tenía el centro de cobros era trucha y había que hacer una denuncia penal porque este hombre se fugó y nadie sabe ni el nombre de esta gente”.