La Policía de la Ciudad realizóun operativo para impedir que los trabajadores/as de los subtes porteños cumplieran con su derecho a huelga. Pedían una paritaria mayor al 15% y la reincorporación de despedidos, pero fueron golpeados y detenidos.

El conflicto es otro de los tantos que se da en el país por una lucha salarial justa, y la respuesta también se repite en otros ámbitos: represión.

Esta mañana, un grupo de trabajadores/as habían dispuesto una medida de fuerza en las líneas E y H del subte porteño, que se extendería hasta el mediodía y que, luego, continuaría con la apertura de molinetes en distintas estaciones de ambas trazas, hasta las 14.

El reclamo se debe al rechazo por insuficiente del 15 por ciento de aumento salarial acordado en el marco de las paritarias del sector entre la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y Metrovías, la empresa concesionaria del servicio.

A ese reclamo se sumó, en los últimos días, el rechazo a los telegramas con sanciones enviados por la compañía trabajadores que participaron de las medidas de fuerza y despidos.

Al comenzar con la huelga, los trabajadores/as fueron acorralados por efectivos de la Policía de la Ciudad, que detuvo al dirigente Néstor Segovia y otros 15 integrantes del gremio.

Desde la la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) denunciaron que los trabajadores fueron “reprimidos con gases lacrimógenos en el túnel” y que fueron las propias fuerzas de seguridad las que se interpusieron entre las formaciones de subte y los metrodelegados. Así lo expresó, Roberto Pianelli, secretario general del gremio de los metrodelegados, en declaraciones a la prensa formuladas en el acceso a la estación Las Heras de la línea H, luego de la detención de Segovia y otros 15 metrodelegados.

A raíz de esas detenciones, confirmadas por fuentes policiales, (AGTSyP) dispuso un “paro total del subte desde el mediodía hasta que liberen a todos los compañeros detenidos” y denunció “la represión” por parte de fuerzas de seguridad a trabajadores.

Cerca de las 12, se vio salir de la boca del subte de la estación Las Heras, en el barrio porteño de Recoleta, a efectivos de la Policía de la Ciudad con el dirigente Néstor Segovia detenido. “Somos 200 trabajadores que no vamos a entregar nuestro puesto de laburo y queremos discutir paritarias”, había señalado Segovia en declaraciones a la prensa formuladas esta mañana, luego de lo sucedido, en las que responsabilizó al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por “hacer un circo”.