Desde el Centro Cultural de 20 de Septiembre y San Martín,expresaron preocupación por el proyecto de mecenazgo cultural, tras la reunión que mantuvieron, este miércoles, con autoridades municipales y del Concejo Deliberante.“La plata la seguiría poniendo el Estado, pero los privados pasarían a tener injerencia en las decisiones culturales”, señalaron. Si bien valoraron los espacios de diálogo, advirtieron que el vaciamiento cultural no se resuelve con iniciativas privatistas.

Tras la reunión celebrada este miércoles en el Concejo Deliberante, para intercambiar sobre el proyecto “Cultura Abierta” -presentado por el Frente Renovador-, desde el Centro Cultural América Libre celebraron el espacio de intercambio y encuentro, pero advirtieron que no apoyarán una iniciativa legislativa que proponga que “la plata para gestionar la Cultura la siga poniendo el Estado, pero los privados empiecen a tener injerencia en las decisiones”.

Martin Cittadino, que como integrante del espacio de 20 de Septiembre y San Martín participó de la reunión convocada por Ariel Ciano, a la que también asistió Christian Rabe, valoró ante todo la apertura de ámbitos de discusión de los temas que hacen a la Cultura local. “Hasta el cambio de autoridades en la Secretaría no se habían generado estos intercambios. Durante dos años, los actores de la Cultura no fuimos convocados a nada. Por el contrario, jamás hubo diálogo ni participación. Con la llegada de Rabe eso se modificó y lo celebramos, pero no olvidamos que la gestión sigue siendo la misma y que este secretario y la mayoría de sus funcionarios fueron funcionarios de Silvana Rojas y por ende, fueron cómplices del vaciamiento y la destrucción de la política cultural de la ciudad”, remarcó el actor y director teatral.

“Por eso nos parece -agregó Cittadino- que tras dos años de vaciamiento mostrar que la única salida es el financiamiento de los privados, es un modo de encubrir la falta de voluntad y decisión política de apostar a la Cultura desde el Estado. Si bien de movida no estamos en desacuerdo con ese aporte, porque nos parece bien que los privados, con sus ingresos, apuesten a la cultura popular y autogestiva, sí creemos que la ordenanza no propone un aporte real de recursos, sino más bien una eximición equivalente al aporte económico que harían. De esa manera, la plata la seguiría poniendo el Estado, pero los privados pasarían a tener injerencia en las decisiones culturales”, aclaró el referente del América Libre.
En este marco, y frente a esa lógica, desde el Centro Cultural sostienen que “la respuesta y única solución al vaciamiento no puede ser el aporte de los privados” o la “reactivación de la Orquesta Infanto Juvenil o el relanzamiento del Escenario Andante”, cuando ambas propuestas fueron destruidas por esta misma gestión.