Los autos y motos fueron llevados durante las últimas semanas hasta Tandil y Libertad, el predio que lejos quedó de ser el nuevo palacio municipal. Así, vaciaron y devolvieron el playón de la avenida Luro a sus dueños.

La noticia fue confirmada esta tarde por el Subsecretario de Transporte y Tránsito, Claudio Cambareri, quien formalizó la entrega a sus propietarios del predio de secuestros que durante un largo tiempo funcionó en avenida Luro entre España y Jujuy. Dicho playón pertenece a la asociación mutual del Sindicato de Pasteleros.

“Es una satisfacción haber podido liberar la playa de avenida Luro. Nos demoramos unos días pero pudimos trasladar todos los autos y motos al nuevo predio de Libertad y Tandil”, manifestó Cambareri.

“Este espacio que se devuelve nos permite optimizar los recursos sobre los que son propios como el de Libertad y Tandil”, agregó el funcionario, quien recoció que “en el nuevo predio habrá seguridad y guardias permanentes”.

Lejos quedó el uso de dicho lugar como escuela de la Policía Local, o para las oficinas de una nueva y descentralizada Municipalidad. Al contrario, será más que nunca un símbolo de abandono.