El paro de actividades se da en distintos sectores, “hasta que no haya una respuesta concreta de las autoridades” sobre lo sucedido.

La tragedia del buque llevó a que muchos trabajadores realizaran una más de las medidas que ya vienen llevando a cabo por falta de atención médica en el puerto, por inseguridad en los barcos y malas condiciones laborales. Esta vez, las vidas perdidas llevaron a intensificar las protestas.

Pablo Trueba, secretario general del Sindicato Marítimo de Pescadores explicó que tras la desaparición del buque pesquero “Rigel” el pasado viernes “todos los gremios involucrados en la actividad pesquera” cumplen la medida.

“Será hasta tanto no tengamos una respuesta concreta de parte de las autoridades”, graficó Trueba. El pedido es para mejorar la medidas de seguridad y modernizar los trajes que utilizan para realizar los trabajos y que “en caso de algún siniestro, el tripulante tenga las mejores condiciones para prevalecer su vida”.

“La gente nos solicitó que es el momento de hacer un cese de actividades para que de una buena vez por todas nos den importancia”, aseguró Trueba y concluyó: “Somos representantes de los tripulantes”.