El último contacto del submarino ARA San Juan fue hace siete meses, a unas 240 millas náuticas de la costa, en el Golfo San Jorge, al sudeste de la península Valdés, en el Mar Argentino. Ayer, los allegados realizaron una manifestación y apuntaron contra el gobierno.

A siete meses de la desaparición del submarino ARA San Juan, familiares de sus 44 tripulantes se manifestaron este viernes en la puerta de la Base Naval de Mar del Plata y reclamaron para que no se detenga su búsqueda.

Los familiares participaron también de una misa que se realizó por la tarde en la capilla de la Base Naval, donde pidieron la intercesión de Nuestra Señora de Stella Maris, patrona de la Armada, para que “continúe la búsqueda y se sepa qué es lo que ocurrió”.

“Nos abandonaron”, señalaron en referencia al Gobierno Nacional que no les ha dado las respuestas que los familiares y amigos necesitan.

Luego se dirigieron hacia las puerta de ingreso a la Base Naval, situada sobre la avenida Peralta Ramos, donde entonaron el Himno Nacional Argentino y luego comenzaron a nombrar a los 44 tripulantes del submarino, desaparecido el 15 de noviembre de 2017.