Desde Unidad Ciudadana, aseguraron que el Municipio realizó un 55 % menos de infracciones en un año, vendió un 21,9 % menos de horas por estacionamiento medido en dos años y aumentó un 100 % la tarifa ha pagar en ese concepto.

“Estamos frente a un estado ineficiente, que ha sido achicado y que la receta para suplir el déficit es aumentarle al usuario” expresó el dirigente José Luis Zerillo, que llevó adelante la investigación.

En ese marco, realizó un análisis de la gestión del estado tomando como eje el sistema de estacionamiento medido. En ese sentido, sostuvo: “Los datos elaborados por el propio municipio muestran que el estacionamiento medido es un negocio cada vez menos rentable para la comuna. Las cifras oficiales indican que en los últimos dos años se produjo una notoria reducción en la demanda del servicio y que hubo una fuerte caída en la cantidad de multas confeccionadas”.

En el 2015 se vendieron un total de 3.239.764 de horas de estacionamiento, suma que bajó abruptamente a 2.677.856 horas en el 2016 y a 2.527.636 en el 2017. Además, la dependencia de tránsito confeccionó unas 69.324 infracciones por falta de pago de estacionamiento en las áreas medidas, cifra que se venía incrementando en los últimos años, mientras que durante el 2016 apenas realizó unas 30.555 infracciones.

La respuesta para compensar la caída por parte del Intendente Arroyo fue la de aumentar la hora de estacionamiento medido pasando de pagar $6 a $12.5, es decir, un poco más del 100 % de aumento. “Es evidente la falta de capacidad en gestión, la visión es trasladar un aumento a los vecinos y vecinas de la ciudad porque no saben como compensar la pérdida. La realidad es que fueron las propias medidas adoptadas por el ejecutivo que pusieron en crisis el sistema, cuando recortás las horas extra y el pago por productividad la consecuencia es ésta” continuó Zerillo.

“El Intendente Arroyo festejó con bombos y platillos el ahorro de una suma aproximada de $7.000.000 en pago por productividad pero hoy hay pérdidas millonarias por más de $25.000.000 por la caída de las infracciones realizadas y las horas pagas. El proyecto político propuesto es claro y sencillo, ante la ineficiencia del gobierno en la administración de la cosa pública, la solución ha sido planteada a través de la suba desproporcionada de las tarifas y un achicamiento de los servicios” finalizó.