Según un estudio realizado en las últimas semanas, de la totalidad de los habitantes de la ciudad que hoy tiene trabajo, el 45% teme –en mayor o menor medida- perderlo en el transcurso de los próximos meses. Además, el 62% califica negativamente su situación laboral personal actual, y el 41% asegura que ésta empeoró en el último año.

Los datos surgen de un relevamiento telefónico de 1350 casos que se realizó en las últimas semanas desde el Observatorio para el Desarrollo Local, que trabaja bajo la coordinación del sociólogo y diputado provincial Juan Manuel Cheppi, y que buscó medir la percepción de los marplatenses sobre su situación laboral en la actualidad.

Así, al ser consultados sobre sus expectativas a futuro, el 16% de los que hoy tienen trabajo aseguraron que tienen muchas posibilidades de perderlo en los próximos meses, el 14% respondió que hay bastantes probabilidades, y el 15% dijo que hay algunas. Solamente dos de cada diez, afirmaron estar seguros de que seguirán conservando su empleo.

En cuanto a la situación salarial o de ingresos, el 59% de los encuestados aseguraron que el dinero que perciben no les alcanza y tienen dificultades económicas considerables o grandes. Fueron únicamente el 6% los que aseguraron que sus ingresos les alcanzan bien y tienen alguna capacidad de ahorro.

Un último dato de interés que arrojó el estudio fue que el 32% de los marplatenses que tienen trabajo, no se encuentran registrados o en blanco, pero hay además un 23% que al ser consultado sobre esto responde directamente que no sabe o no desea contestar.

El diputado Cheppi, coordinador del Observatorio, sostuvo que “Mar del Plata tiene un severo problema en relación a la situación laboral y eso viene quedando cada vez más claro, sobre todo cuando miramos las estadísticas nacionales y todos los años nos encontramos en el primer o segundo lugar en el podio del desempleo; pero a partir de este estudio lo que podemos entender es lo generalizada que está la sensación de miedo o de incertidumbre frente a lo que va a pasar en el futuro próximo”.

“Obviamente la crisis económica tiene un correlato directo en la calidad de vida de cada uno de los vecinos, pero no solamente en términos materiales sino también en su psicología, en sus estados de ánimo y en sus sensaciones” aseguró Cheppi y añadió: “Los números de este relevamiento confirman que esa sensación tan negativa que hay en la calle es muy generalizada, y ojalá quienes toman las decisiones tanto a nivel local como en el rumbo del país tomen nota de la cantidad de gente que está sufriendo, que tiene miedo y que no sabe qué le va a pasar si esto sigue así; porque no es justo que se tenga que vivir de este modo”.