Esta mañana, los trabajadores realizaron una protesta frente al Municipio porque aseguran que no son escuchados: “Es una situación delicada para 80 familias”.

El verano es el mejor momento para los guardavidas, y de ese sueldo depende el resto de su año. Pero si no se abona a tiempo, el invierno se torna duro.

“Hoy decidimos venir porque hicimos los reclamos administrativos pertinentes para que nos paguen. Hoy comienza el invierno y se nos adeuda parte de los salarios de noviembre a marzo”, manifestó Juan Cruz Moreno de la Comisión directiva de la Mutual de Guardavidas.

“Son muchos meses de atraso y eso afecta a 80 familias. Además, las cosas siguen aumentando y nuestro sueldo no se equipara”, agregó.

En ese marco, la desesperación crece cuando nadie los recibe: “Hicimos todos los pasos administrativos y tratamos que se nos escuche pero nadie nos atendió”, se lamentaron.