En el inicio del juicio, la fiscalía y abogados de la familia solicitaron dicha pena, aunque el defensor del acusado pidió absolución por el crimen perpetrado en 2001.

Luego de que el tribunal otorgara las condenas a los policías implicados en el crimen de Natalia Melmann, (la joven secuestrada, abusada y asesinada en Miramar), comenzó el juicio contra Ricardo Panadero, el efectivo acusado de haber participado del hecho en 2001.

Bajo un marco de tristeza y dolor, y ante la atenta mirada de los familiares de Natalia, los presentes asistieron al pedido de la fiscal Ana María Caro, que solicitó la pena de prisión perpetua por homicidio doblemente agravado, privación de la libertad y abuso sexual agravado.

Mientras tanto, en la otra vereda, el defensor de Panadero pidió la absolución, aludiendo a los ya condenados y negando su intervención en el hecho, por lo que los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N°4, deberán debatir entre ambas posturas hasta el 3 de julio, momento en el que se conocerá la sentencia.