Un gran gol de Messi había abierto la cuenta para los de Sampaoli, pero en el arranque del complemento, el árbitro turco cobró un agarrón del 14 en el área y Moses no perdonó. Cuando moría el partido, Rojo volvió a poner adelante a la albiceleste.

El partido comenzó con el increíble aliento de una cancha plagada de argentinos que se hicieron sentir. El dominio de la pelota lo tenía la celeste y blanca, hasta que llegó el gol de Lio Messi que fue gritado por todo un país.

Todo parecía indicar que Argentina iba a pasar de ronda sin más complicaciones, aunque alguna que otra llegada del conjunto nigeriano daba aviso de su presencia en la cancha.

En el segundo tiempo, llegó el trago amargo: con un dudoso penal que fue apoyado por el uso de la tecnología mediante el VAR, Victor Moses anotó en el arranque del complemento.

La lucha se dio de allí en más: con buenos pases de Mercado, un excepcional dominio de pelota de Banega, un Messi encendido acompañado de Pavón en todas sus pelotas, y un Armani que llegó justo a tiempo, la situación parecía cambiar. Y así pasó: ya en los últimos minutos, llegó un golazo de la mano de Marcos Rojo que estampó la victoria albiceleste.

De esta manera, el equipo de Sampaoli consiguió su pase a la siguiente ronda, donde se enfrentará a Francia, ganadora del Grupo C, el próximo sábado a las 11:00 (hora argentina) en Kazán.