Luego de horas de reuniones entre los ediles de Cambiemos, no aparecieron los votos necesario para aprobar la suba de la tarifa de colectivos, por lo que el propio oficialismo pidió que vuelva a comisiones. La oposición planteó desconfianza.

En una sesión que se esperaba eterna y con cruces, faltó hasta la barra. Si bien desde afuera del Palacio Municipal, las organizaciones se manifestaron en contra de aumento, no se notó tan fuertemente la presión popular.

Fue una sesión del boleto atípica, y a pesar de que el inicio demoró más de lo esperado, el tratamiento fue veloz como la luz.

Antes del mismo, se realizó un cuarto intermedio en el que muchos aseguran que hubo presiones a los concejales oficialistas que querían votar en contra. De hecho, tardaron más de una hora en volver al recinto mientras la oposición esperaba, por lo que se dio a entender que la disputa fue difícil.

En sesión, el arroyismo planteó la vuelta del expediente al tratamiento en comisiones internas (Transporte y Legislación), por lo que el aumento demorará al menos dos semanas más en ser aprobado.

Desde la oposición desconfiaron de esta resolución y aseguraron que durante el tratamiento se propondrá un boleto aún más caro del último planteado.

A su vez, desde la UTA amenazaron con realizar un paro de transporte desde este viernes a las 22 debido a la dilación.