En pocas horas se conocerá la sentencia al expolicía Ricardo Panadero, por la participación en el secuestro, privación ilegitima de la libertad, violación y posterior asesinato de Natalia Melmann, que tenia 15 años, en febrero del 2001.

Ricardo Panadero, era Sargento de la Policía Bonaerense al momento del hecho, y son los jueces Jorge Peralta, Fabián Riquert y Juan Manuel Sueyro quienes darán la sentencia. La fiscalía y la querella piden la pena máxima para el imputado.

Diversas organizaciones de derechos humanos y feministas convocan a la comunidad a asistir a Tribunales (Brown y Tucumán) a partir las 12.00 para esperar la lectura. “El caso de Natalia es una caso de violencia institucional, con muchos entramados de complicidades e impunidad. En el juicio quedó demostrado que existió un plan predeterminado de secuestro, violación y posterior femicidio de Natalia. Esperamos que el Poder Judicial salde la deuda que tiene con la sociedad y condene a Panadero”, expresó Julia Rigueiro, referente de Mala Junta.

Con relación al caso de Melmann y el pedido de condena perpetua, Rigueiro agregó: “Que se llegue al juicio 17 años después ya habla de impunidad y de una injusticia enorme que es la provocada por la dilación. Es fundamental una condena. Si el Poder Judicial no quiere continuar con las cadenas de encubrimiento debe condenar a Panadero. El Tribunal debe entender que la obligación internacional de prevenir, sancionar y erradicar la violencia de género en estos casos está en sus manos y sea cual sea la sentencia nosotras seguiremos luchando para que no haya ni una piba menos muerta por la violencia machista”.

El juicio ante el Tribunal Oral en lo Criminal N° 4 tuvo 20 días de debate, con casi 10 jornadas de testigos. El pasado viernes 22 de junio fueron los alegatos finales, durante los cuales tanto la Fiscalía como la Querella pidieron la pena perpetua.

Al respecto, Lisa Cabral –abogada de la familia Melmann- comentó: “Durante el debate quedaron probadas varias cuestiones. Dos testigos presenciales situaron a Panadero en la madrugada de los hechos en la zona de los boliches bailables. Otros dieron testimonio sobre la familiaridad, las relaciones de amistad y complicidad entre Panadero y los tres policías ya condenados. Eso sumado a la prueba de ADN que relaciona al imputado con Natalia Melamnn. Por eso pedimos la pena máxima. Los Jueces deben escuchar el reclamo de una sociedad consciente que no quiere femicidas entre nosotras”.