Así se refirió Lisa Cabral, abogada de la familia de Natalia, al fallo que absolvió a Ricardo Panadero. Junto a la fiscal Ana María Caro hicieron reserva para apelar la decisión de la justicia.

Ayer por la tarde se conoció la sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal 4, que decidió absolver al expolicía Ricardo Panadero por el secuestro, tortura, violación y asesinato de Natalia Melmann en el año 2001 en la ciudad de Miramar.

Luego de que la sentencia despertara la tristeza de los familiares de la adolescente y la bronca de los colectivos de mujeres que se manifestaron en las puertas de Tribunales, la fiscal Ana María Caro y los abogados de la familia hicieron reserva para apelar la absolución. En un plazo de veinte días, deben presentar los fundamentos frente al Tribunal de Casación.

En diálogo con La Posta, la abogada Lisa Cabral aseguró que “el Tribunal perdió la posibilidad de recomponer el estado de derecho, el estado de derecho que Natalia no tuvo, confirmó un estado policial en la ciudad de Miramar y que lamentablemente tiene mucho que ver con una línea de contemplación a los accionares policiales”.

Con respecto al juicio, manifestó que se vieron “disconformes” y reprocharon la sentencia “porque no sólo se presentaron una cantidad de testigos entendiendo que después de 17 años es algo muy difícil, sino que presentamos una prueba importante, como lo era ese vello pubiano en el cuerpo de Natalia, que no fue estudiada del modo que debe serlo, como lo exigen los estándares internacionales que ameritan en casos de violencia contra la mujer”.

Al mismo tiempo, la abogada se refirió a la apelación, dijo que “no era necesario tirar por la borda 17 años de investigación” y agregó que, junto al equipo de profesionales que lleva adelante la causa, “tenemos la expectativa de que el Fiscal General Fernández Garello se haga carne de esta apelación y acompañe a la querella”.