Trabajadores/as despedidos de la confitería dieron hoy medialunas y café a voluntad. “No queremos perjudicar a la empresa, queremos que nos abonen nuestros salarios”, manifestaron.

Luego de una semana convulsionada, en la que más de 60 personas quedaron en la calle tras recibir los telegramas de la firma Boston, realizaron una protesta en las sedes de Varese y de Buenos Aires, para visibilizar su problemática.

La gente los recibió de la mejor manera y los abrazos no se hicieron esperar, para las familias que resisten dentro de sus locales, y que hace más de tres meses que no reciben su sueldo.

“No hay empleado que no quiera a La Boston y desee que vuelva a abrir, seguimos luchando por eso”, expresó Alejandra Blanco, trabajadora de la sede Varese, en diálogo con ‘No es la Idea’, por Radio De La Azotea.

En ese sentido, enfatizó: “No queremos perjudicar a la empresa, queremos que nos abonen nuestros salarios, hay familias que debieron sacar a los chicos de la escuela y hay algunos que no pueden pagar remedios”.

A su vez, aseguró que el vaciamiento fue completo: “Los dueños se quedaron con 85 mil dólares que les daban por mes para pagarnos los sueldos, junto con nuestro dinero y lo recaudado. Además, no le pagaban a los proveedores. Si en un año hicieron todo eso, se notaba en el aire que la Boston era un enfermo terapia”.