Se trata de una gran laguna que se juntó hace un año. Se transformó en un foco infeccioso para todos los vecinos y la Municipalidad no da respuestas.

En la esquina de Vuelta de Obligado y Ghandi se auto convocaron esta mañana para reclamar sobre esa gran acumulación de agua que se genera en la cuadra debido a una obra mal ejecutada de OSSE desde el año 2013.

 

“Hoy en día sigue cediendo el zanjeo y se siguen hundiendo la veredas”, afirmó Luis, un vecino que relató: “Todos los chicos que frecuentan el lugar, tienen erupciones y recurren a la salita constantemente”.

La Municipalidad no atiende dicho reclamo, por eso mismo una vez más los vecinos decidieron hacerse escuchar para encontrarle la solución a este problema: “Las calles están intransitables y es difícil llegar hasta las paradas de colectivos, además le sumamos el pedido de iluminación y seguridad que también preocupa al barrio hace rato”, concluyó Alderete.