Quiénes somos

La posta es una cooperativa de periodistas que tiene por objetivo ofrecer información de la cotidianidad del partido de Gral Pueyrredon, desde una perspectiva comunicacional respetuosa de los derechos humanos.

Buscamos construir una herramienta informativa que priorice los intereses de los vecinos, y se aleje de estrategias que mercantilizan la noticia en búsqueda de sumar clicks.

Nos interesa visibilizar a los invisibles, acompañar a los vulnerables y proteger al periodismo comprometido con su entorno. Nos gusta brindar herramientas para repensar la realidad de la que somos parte, e invitamos a quienes se sienten como nosotros a formar parte de este camino.

Construimos alianzas con otros medios de comunicación autogestionado, reconociéndonos como pares, y como garantes de ofrecer información que no está manipulada por los intereses del mercado.

Tenemos publicidad, con el compromiso de que la misma no condicione nuestra ética profesional. Proponemos una plataforma multimedia, para explorar la diversidad de soportes comunicacionales que nos permitan contar mejor cada historia.

Entendemos que nuestro compromiso se expresa en diversos sentidos. No reproducimos discursos de odio: entendemos que el “mostrar todas las voces” muchas veces incurre en poner en un mismo nivel a las víctimas y a sus agresores. Nuestro aporte busca claramente desarticular las violencias y desigualdades.

En este sentido, rompemos la estructura misógina de muchos portales que cosifican mujeres o utilizan títulos engañosos o morbosos para incrementar la cantidad de visitas que reciben. Repudiamos esta práctica que atenta contra la ética profesional, y utiliza formas capciosas para que el lector abras artículos e incremente el flujo de visitas al medio.

Los lectores más atentos, habrán notado que decidimos no gestar una sección “policiales” y sí una judiciales. Es una decisión del Comité editorial, conformado por todos los integrantes de la cooperativa, no sacralizar la fuente policial que como institución disputa sentido, y opera en el imaginario social construyendo identidades peligrosas, alejadas de la estadística, y estrechamente vinculada con los sectores de poder. Decidimos narrar el conflicto social desde “Información general” y “Judiciales” entendiendo que no todo conflicto tiene que ver con una lectura jurídica de un hecho, y que también es el universo judicial quien dirime o legítima rupturas a las normas convivenciales que ordenan la vida social. Entendemos que publicar un operativo policial donde se detiene a un joven por robar un celular es una decisión política que busca asociar delito a pobreza, con el mismo énfasis con que ignorar la fuga de capitales e invisibilizan al robo a grandes escalas.

Otra decisión de este colectivo editorial, es no abrir nuestra web a comentarios, porque somos conscientes de que lejos de constituir un acto democrático, hace al medio cómplice de cualquier publicación, y en muchos casos, los comentarios presentan declaraciones discriminatorias, difamatorias o son foco de operadores mediáticos y trolls.

Invitamos a los lectores a comentar nuestras notas compartiéndolas en sus redes sociales.

¡Seguimos luchando por una comunicación participativa, inclusiva y plural en Mar del Plata!