En horas de las madrugada, un impactante operativo policial desalojo a un trabajador que estaba de guardia en el mítico local comercial. Llevaban más de 200 días de lucha.

Luego de más de doscientos días de toma y de recibir una fuerte solidaridad política y social, todo llego a su fin hoy alrededor de las 3:30hs de la madrugada. “Fuimos sacados como delincuentes” expresó Alejandra Blanco, trabajadora del local en una entrevista con Radio Residencias.

Tras casi ocho meses de conflicto, donde la supuesta inversión que llegaría de parte de la nueva firma expandiría la marca, esta promesa solo logró el cierre de sucursales, salarios en cuotas y la posterior baja definitiva de la empresa…Un nuevo caso de vaciamiento. En este contexto algunos trabajadores engrosaron la lista de desocupados, otros buscaron changas para palear la inesperada situación y un grupo mayoritario se quedó a reclamar lo que les correspondía. Ante esta premisa, se hicieron cargo del local de la Calle Buenos Aires y este, recientemente desalojado en la costa y Urquiza.

Fueron parte de la más amplia solidaridad y lograron el respeto de la sociedad. Nada le importo a la nueva firma y a la justicia que en un acto de ilegalidad irrumpieron en horas de la madrugada y sacaron como un ladrón al único trabajador que estaba de guardia, ya que siempre son dos pero uno sufrió una dolencia y se retiró antes. La justicia y la policía provincial invirtieron una gran infraestructura económica para defender nuevamente los intereses de los que tienen el dinero para dejar en la calle a cientos de familias.

Ahora los trabajadores se agolpan en la sucursal de la calle buenos aires y mantendrán su lucha en la calle y en la justicia. Aunque en este último andarivel parece que la misma ya tiene una postura tomada.