La propuesta impulsada desde las cámaras del sector habla que la bajada de bandera pasaría de $33.60 a $52,50 y la ficha, de $2.80 a $3.50.

En el día de ayer se trató en la Comisión de transporte y se aprobó por unanimidad, con solo dos abstenciones, lo que indicaría que antes de fin de año se produciría un aumento del 25% y un incremento de 12 a 15 en la cantidad de fichas con las que se calcula la bajada de bandera.

El ejecutivo realizó un estudio de mercado para comparar los costos que se intentan actualizar, y el resultado fue de un 5% más del que se trató ayer, es decir, que como muy pocas veces pasa, para la Subsecretaría de Transporte y Tránsito la suba es de más de 30% y no de un 25% como lo solicitan los trabajadores del volante.

De todos modos, esta última es la que se está discutiendo y ahora será la comisión de legislación la encargada de darle continuidad y en el caso de aprobar el aumento antes de fin de año pueden comenzar a regir los nuevos costos.