Rompiendo una ventana del fondo, asaltantes ingresaron al comedor de calle Juncal 3191 y se llevaron todo: comida, elemento de las diferentes actividades que se realizan allí, y hasta la garrafa que necesitan para cocinar. Piden ayuda para reponer los indispensables, como la garrafa y los alimentos.

La Unidad Barrial CTEP-Evita Matadero es un espacio socio-comunitario donde funciona un comedor y merendero, el Plan Secundario con Oficios y el Fines para quienes están terminando sus estudios secundarios y capacitándose para el trabajo, y Escuela para Adultos para los mayores que no habían podido cumplimentar la Escuela Primaria. Además, hay escuelita de fútbol, Tae Kwon Do, Boxeo y Zumba.

Javier Giuliano, a quien apodan “el indio”, es el referente de la Unidad Barrial Matadero de la CTEP-Evita, quien cuenta con una mezcla de angustia y bronca lo que pasó en el comedor, sin por ello bajar los brazos. “Estamos acá porque los chicos lo necesitan” remarca. Los asaltantes ingresaron al comedor por la parte de atrás, por un ventiluz, rompiendo la ventana. Se llevaron fiambre, queso, jamón, pascualinas, dulce de leche, galletitas, los utensilios de cocina, vasos, cubiertos y otros elementos que se utilizan para cocinar y servir la comida; y la garrafa, en lo que respecta al servicio de comedor que allí se brinda.

En el robo, también se llevaron el equipo de audio y pelotas, y otros elementos deportivos que se necesitan para la escuelita de fútbol. Es que el espacio es mucho más que sólo calmar el hambre: es un espacio de inclusión. Además del eje alimentario, se trabaja en educación para que vecinas y vecinos del barrio puedan completar sus estudios y capacitarse en un oficio con salida laboral; y se promueve el desarrollo recreativo y deportivo para acompañar a esas niñas y niños en su crecimiento con un modelo de salud y valores.

La destrucción parcial del espacio y la sustracción de elementos sumamente necesarios para el desarrollo de las actividades hace que muchos vecinos y vecinas, chicos y grandes, la estén pasando mal. Frente a la adversidad, siempre aflora la solidaridad, y es por eso que desde el comedor apelan a la ayuda de otros vecinos y vecinas que puedan aportar donaciones. Necesitan con urgencia la garrafa, reponer alimentos, elementos deportivos, y un equipo de música. Otras donaciones también suman. Quienes puedan colaborar pueden llamar a Javier al 2236893278 o acercarse a la sede del comedor.