La iniciativa fue propuesta por la concejala de Unidad Ciudadana, Verónica Lagos, que aseguró que lo que se busca es conocer la llegada de los usuarios de servicios de salud a los beneficios de la planta ya que “luego de la Ley 27350 hay muchas dificultades para acceder al uso terapéutico del aceite”.

Esta mañana se realizó una Mesa de Trabajo sobre el Cannabis Medicinal, que tuvo el objetivo de conocer los aspectos sociales, legales y científicos de la planta. La jornada fue propuesta por la concejala Verónica Lagos, de Unidad Ciudadana y contó con la participación del Juez Darío Juliano, el Grupo de Extensión “ConCiencia Cannabis” de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y el Grupo Interinstitucional de Investigación en Cannabis Medicinal. Ambos grupos se gestaron en la Universidad Nacional de Mar del Plata y el CONICET.

Según la concejala, “la idea es debatir sobre la temática y sobretodo saber qué acceso tiene la población, los usuarios, los pacientes de servicios de salud al cannabis medicinal, ya que después de la Ley 27350, que parecía que iba a ser la panacea a una problemática instalada, lo cierto es que a pocos meses de su reglamentación, que además es parcial, hay muchas dificultades para acceder al uso terapéutico del aceite”.

En este sentido, Verónica Lagos manifestó que “todo lo que puede transformarse en norma tiene que hacerse con el aporte o la mirada de los actores directamente involucrados, por eso la necesidad de escuchar las voces de quienes trabajan y estudian de manera cotidiana los alcances del cannabis como terapia”.

Consultada por la posibilidad de buscar trabajar desde el ámbito local iniciativas al respecto, Lagos aseguró que “es la idea” y agregó que “visibilizar, acercar la problemática a la gente, desmitificar algunas cuestiones y escuchar a usuarios y familiares de usuarios, es lo que permite después legítimamente ver como se aborda desde lo local diferentes programas u ordenanzas o lo que creamos legítimamente construir”.

La concejala remarcó la importancia de la organización de diversos colectivos en cuanto al uso comprobado de beneficios en la salud y puntualizó que “hemos visto a mujeres y mamás que no solamente se organizaron entre sí sino que pudieron viralizar videos, a través de redes sociales o noticieros, cómo mejoraba la salud de niños y niñas y menciono esto porque sino siempre caemos en la estigmatización de quien lo usa con el fin recreativo”.

Finalmente, remarcó que “el Estado, lejos de facilitar el acceso, penaliza el cultivo, la tenencia y el transporte de las plantas de cannabis, y más aún cuando se hace en forma colectiva como estas madres que se han organizado en pos de mejorar la salud de sus hijos e hijas”.