Sin guardapolvos ni tizas, pero con mucho trayecto recorrido. Llegaron como cualquier otro ciudadano al Concejo Deliberante a reclamar por el día a día en su vida: la escuela. Se trata de 17 directoras de diversas secundarias municipales de barrios periféricos, que comparten edificio con primarias (ya de por sí en mal estado).

“Yo soy de la secundaria 203 y como problema más importante, hay un quinto año al que le faltan muchísimos profesores en los cargos. Los chicos tienen un día solo a la semana clases y van pocas horas”, relató una directora. “Es un reclamo de la comunidad, nosotros tenemos que cubrirles los cargos”, enfatizó.

“En el caso del barrio Cerrito Sur, la escuela no tiene para hacer educación física, ni lugar donde todos los cursos puedan estudiar”, sostuvo la docente. “Hemos intentado llegar de muchas maneras diferentes para que nos atiendan y nos puedan dar una solución pero no nos responden, por eso venimos al Concejo”, explicó muy preocupada ante los ediles.

A su vez, otra directora se paró para dar su punto de vista y detallar los pasos administrativos que atraviesan a diario: “Hasta el momento hemos presentado notas, respetando la vía jerárquica que nos solicitan. No hemos tenido ninguna respuesta concreta; hemos tenido una reunión con la secretaria Crovetto y escuchó nuestras necesidades. Pero ya han pasado 20 días y no hay noticias”, manifestó.

Según indicaron, hay escuelas que no tienen sus módulos completos, hay 8 secundarias municipales que todavía no tienen nombradas sus secretarias, muchas otras que no pueden dictar sus clases de educación física porque contrataban lugares que no pueden alquilar más y otras en las que no hay auxiliares para limpiar el lugar.

“En mayo finaliza el primer trimestre y hay alumnos que en muchas materias no podrán ser calificados. Necesitamos que esto no siga pasando de largo”, reclamaron.