Durante el acto de reconocimiento a entidades comprometidas con la Discapacidad, los Concejales Mario Rodríguez y Ariel Ciano (Presidentes de las Comisiones de Educación y Deportes, respectivamente) hicieron entrega, a sus hijos, de la Ordenanza por la cual se declara como “Ciudadano Ejemplar” de la Ciudad de Mar del Plata, con carácter post mortem, al Profesor José Luis Campo, por su destacada trayectoria dedicada al deporte paralímpico; la enseñanza y el trabajo con los deportistas discapacitados.

José Luis Campo, entonces Presidente del Comité Paralímpico de las Américas, falleció el lunes 16 de octubre de 2017, mientras participaba de un evento solidario, en el Centro Hípico de General Pueyrredón. El evento era la correcaminata solidaria 7K Superhéroes, cuya finalidad era recaudar donaciones para tres ONG que luchan contra el cáncer infantil: Paanet, Fundación Maravillas y Por Amor a los Niños. Había nacido el 18 de octubre de 1957 y desde muy joven fue una figura acostumbrada a la presencia en campeonatos mundiales y paralímpicos.

Trabajó durante más de tres décadas con deportistas discapacitados. Era un símbolo, sobre todo en Mar del Plata, ya que dedicó gran parte de sus años a trabajar por los deportistas discapacitados hasta convertirse en un referente a nivel nacional y luego, a nivel internacional. Esa abnegada ocupación hizo que su objetivo principal, uno de los motores de su vida, fuera ayudar al otro.

Al momento de su sorpresivo fallecimiento, presidía el Comité Paralímpico de las Américas (APC) y era, también, el Director Deportivo del Círculo Deportivo de Lisiados (Cideli).

Por sus manos, como profesor de Educación Física, también pasaron miles de alumnos que, muchos años después, lo siguen recordando con extremo cariño.

En 1990 había recibido el Lobo de Mar al deporte y la cultura como entrenador local, por trayectoria, y en el 2012 un reconocimiento por haber participado en los Juegos Paralímpicos de Londres.

Apenas conocida la triste noticia de su deceso, no cesaron de multiplicarse los mensajes. Su desaparición física causó un profundo pesar en el ámbito del deporte en particular, pero por extensión, en toda la comunidad.

“Hemos perdido a tan valioso y querido dirigente, compañero y amigo, dedicado extraordinariamente al movimiento paralímpico. Todos los países miembros están siendo informados y nos preparamos para emitir un comunicado oficial”, se lamentó el Vicepresidente del Comité Paralímpico de las Américas, el cubano Eduardo Montenegro.

Muchos deportistas lo recordaron. El remero marplatense Brian Rosso, que se supo destacar en los Juegos Olímpicos, reflejó su tristeza vía Twitter: “Uno de los mejores profesores que he visto, lo admiré antes de conocerlo. Hacía falta ver cómo trataba a sus alumnos. Un ejemplo”, escribió. Varios atletas hicieron lo mismo. Se fue un grande, un ejemplo de vida.