Todos hemos conocido la historia de los hundimientos de las embarcaciones en este último periodo. Pero sin duda la constancia de la lucha de los familiares y amigos del Repunte, han sido un faro para el resto de los familiares de otros hundimientos para poder avanzar con el pedido de justicia y sobre todo de instalar la consigna de “Ningún hundimiento más”.

Tal es así que hoy a 15 meses, y como cada mes, se organizó una marcha por el puerto de la ciudad. La cita de este lunes fue en 12 de octubre y avenida de los trabajadores (ex Martínez de Hoz) donde está emplazado el monumento a los pescadores. La consiga que se sumó a la de ningún hundimiento mas, en esto caso fur “Memoria, verdad y pericias”. “Verdad para conocer las verdaderas causas del hundimiento, memoria para que no se olvide murieron 10 personas y pericias para saber cuáles fueron esas causas y podamos obtener justicia”, contó Gabriela Sánchez, familiar y emblema de esta lucha.

“Estamos atravesando momentos complejos, el juez Lleral nos dijo que estaban estas pericias para mediados de septiembre pero Lorena arias, nuestra abogada, viajó a Rawson y se encontró con la novedad que ni siquiera hay designado un buque de la Armada ni los buzos para realizar estas pericias. El barco lo encontró Prefectura y realizó filmaciones, pero son obsoletas ya que sólo filman la matrícula y el nombre del barco. Nosotros habíamos hecho denuncias sobre un parche y el estado del casco y nunca se filmó por dentro. Objetamos esas filmaciones, porque Prefectura no podía ser juez y parte. El juez consideró justas nuestras apreciaciones y designo a la Armada para volver a hacer las pericias. Por distintos motivos nos habían dicho a mediados de septiembre y ahora nos encontramos con esta novedad. Para nosotros las pericias son claves, porque si no nuestras denuncias quedan vacías. ¿Si no probamos lo que decimos, cómo vamos a avanzar?, sentenció Gabriela.

Tristemente luego del hundimiento del Repunte tuvimos la desgracia del hundimiento del Rigel. Los familiares y distintas organizaciones reclaman firmemente que se cambien las medidas de seguridad por elementos modernos y a la vez que exista un control real de la seguridad de los embarcados. En este último punto apuntan claramente al estado nacional, provincial y a la prefectura, responsables directos del control de los navíos.

Casi 100 vidas se llevó el mar en estos últimos 18 años y casi medio centenar de buques se hundieron en nuestras costas. La pregunta que se hacen los familiares es ¿Cuántos más faltan para que se revierta esta situación? La respuesta como siempre está en las autoridades competentes y en la tenacidad de los familiares que, llorando a sus victimas, aún siguen de pie.

“Pedimos no solamente para que los responsables den cuenta en la justicia, sino que para que a partir de esto las cosas cambien, pedimos una investigación seria”, reclama Gabriela Sánchez en voz de todos.