El gremio de municipales se reunió con el gobierno de Arroyo para definir el incremento correspondiente al segundo semestre del año pero no llegaron a un acuerdo.

El ofrecimiento por parte del Ejecutivo fue de un 8 % a partir del mes de septiembre mientras que el Sindicato de Empleados Municipales había solicitado una suba del 13% desde el mes de agosto, por lo tanto la propuesta fue rechazada de inmediato.

Cabe destacar que para la primera parte del año el arreglo fue del 12 % y se pactó volver a conversarlo a esta altura del año lo correspondiente a la segunda etapa.

En esta primera reunión no hubo acuerdo pero se decidió seguir dialogando para unificar posiciones y por el momento desde el gremio no se habló de medida de fuerza alguna.