El secretario de Hacienda se cruzó duramente con docentes municipales que asistieron a la Comisión de Educación del Concejo Deliberante para reclamar por su bonificación, las jubilaciones no pagas y deudas hacia los trabajadores/as. Evadiendo respuestas, el funcionario de Arroyo volvió a cuestionarlos. “Nos faltó el respeto”, se quejaron las maestras.

La reunión de comisión cambió su habitual espacio del tercer piso del Deliberativo, para trasladarse al recinto de sesiones. Y la ocasión no era para menos: se esperaba la visita de los secretarios Hernán Mourelle (Hacienda) y Luis Distéfano (Educación), para brindar diversas explicaciones.

El primero llegó a la cita pero el segundo se excusó con un viaje. Muchos aseguraron durante el encuentro que ‘estaba en Disney’.

La falta del pago de bonificaciones y conflictos con jubilaciones fueron dos de los puntos que se reclamaron formalmente, aunque se deslizaron la falta de gas y de infraestructura de que sufren las escuelas municipales, el bajo salario y el destrato hacia los docentes (cuestión que se acrecentó con esta reunión).

El funcionario evadió todo tipo de respuestas ante los requerimientos de concejales, docentes y gremialistas. Lejos de las explicaciones o disculpas, se dedicó a los agravios: “Nos faltó el respeto una y otra vez. No paró de mentir”, se quejaron los/as trabajadores/as.

El clima se tensó y finalmente desde la Comisión anunciaron que lo volverán a invitar al recinto el próximo martes pero no en soledad: será extensiva a Distéfano y al secretario de Gobierno, Alejandro Vicente, dos de los funcionarios marcados por Mourelle como ‘responsables’ de los conflictos docentes.