Ante la reiterada medida de fuerza tomada por lomada por la UTA en los últimos días, el gobierno municipal se presentó en el Ministerio de Trabajo para solicitar la conciliación obligatoria y así ponerle fin al conflicto.

En los últimos cuatro días los colectiveros realizan un paro de 22 a 6 de la mañana a nivel nacional que afecta a líneas de corta y larga distancia, solicitando un aumento salarial del 5.7 % que aún se encuentra pendiente.

El gobierno afirma en su presentación que “desde la UTA no hubo una intimación previa, ni comunicación que permita conocer el conflicto del personal con su empleador y que como es a nivel nacional, “es ajeno al personal de las empresas concesionarias de la comuna”, por lo tanto “el Municipio no está obligado a ello”.

Aun no se ha decidido desde la UTA que sucederá este viernes ya que como había anunciado la semana pasada el titular del gremio local Sergio Medina, están sujetos a las medidas que se tomen a nivel nacional.