El representante sindical Diego Bruna quiso ingresar hoy por la mañana a la fábrica de Pepsico ubicada en el Parque Industrial y al no permitirle el acceso los trabajadores decidieron frenar la producción en repudio a la decisión de la empresa.

El delegado y dirigente del Sindicato de la Industria de la Alimentación se acercaba al lugar a desarrollar una asamblea con el resto de los trabajadores, donde se iban a plantear los planos de acción para el día de mañana de cara al paro general que se desarrollará en todo el país.

Los 250 operarios del turno mañana llevan adelante la medida de fuerza con el apoyo de la CGT manifestando que la actitud de la patronal es antisindicalista y unilateral.

Bruna que no solo no pudo ingresar a su lugar de trabajo sino que tuvo que dirigirse a los empleados desde afuera del edificio anunció, entre otras cosas, el estado de asamblea permanente tras la prohibición de la empresa.