En pleno debate por la pretensión de Arroyo de implementar el cobro de la Tasa de Publicidad y Propaganda por el uso de marquesinas, y la negativa de Vidal, el concejal Mario Rodríguez opinó que “es necesario que encauzemos este tema en un marco de diálogo, dejando de lado la polémica pública. Como Presidente de la Comisión de Educación y Cultura ofrezco ese ámbito, si sirve a la búsqueda de coincidencias y consensos”.

En medio de la polémica, aún no se llega a un acuerdo con respecto a las publicidades en marquesinas a pesar de haber pasado ya la plena temporada. “Comparto parcialmente la propuesta de modificación a los artículos de la ordenanza fiscal 2018 que eliminaron la eximición que tenían los espectáculos teatrales a las tasas de Publicidad y Propaganda y de Habilitación. El debate es mucho más profundo y no debe ser sólo coyuntural. Tiene que ver con la difícil y, en algunos casos, irremontable situación por la cual están atravesando diversos sectores, no sólo los teatros, comprometidos por una realidad económica asfixiante”, manifestó al respecto Rodríguez.

Además, remarcó: “Por supuesto que reafirmamos una vez más nuestro respaldo a las demandas de los teatros, los centros culturales, los cines, las librerías, y todas otras manifestaciones artísticas. Pero les pedimos que comprendan que hay otros sectores y personas, que sufren tanto o más que ellos”.

Por su parte, pidió volver al diálogo para acercarse a una solución: “Por eso es que proponemos la convocatoria a una mesa de diálogo, en la cual tengamos en cuenta esos justos reclamos, pero que también podamos hablar sobre la posibilidad de comprometer una mayor presencia en la próxima “Noche de los Teatros”, que garantice a vecinos de nuestra ciudad que, por limitaciones económicas, no pueden asistir a determinadas obras, lo puedan lograr sobre la base de gestos solidarios, tan necesarios en tiempos como estos de sufrimiento y privaciones”.

“Por último, entendemos importante recuperar la iniciativa de consensuar el uso, por parte del Municipio, de salas teatrales ociosas fuera del período estival, para que puedan ser utilizadas por organismos o grupos artísticos (de música, teatro y danza, por ejemplo) que hoy carecen de ellas. Toda propuesta o iniciativa debe avanzar sobre la base de un diálogo respetuoso, que hoy está faltando”, finalizó el edil.