Tras la reunión con gobierno en el día de ayer, en la cual no hubo acuerdo, el Sindicato de Trabajadores Municipales resolvió realizar un paro por tiempo indeterminado desde el jueves a primera hora y una concentración en las puertas del municipio el mismo día a partir de las 9.

Dicha decisión llega luego de que el ejecutivo ofrezca una suba salarial del 7%, adicional a la del 18% que ya había sido otorgada durante el año, en la reunión que ayer el gremio mantuvo con el Secretario de Gobierno, Alejandro Vicente y con el Secretario de Hacienda, Hernán Mourelle, quien recibió fuertes críticas de los delegados una vez finalizado el encuentro.

La falta de acuerdo en paritarias, la quita de la bonificación docente, el reencasillamiento de muchos empleados, el pase a planta permanente del personal temporario, el pago de la bonificación por 25 años de servicio y el pago de las vacaciones no gozadas a personal jubilado, son los principales puntos del reclamo que mantienen los trabajadores y las trabajadoras.

La medida de fuerza incluye a todas las dependencias del municipio y sólo funcionarán las guardias mínimas.

Por su parte, el Ejecutivo le pedirá al Ministerio de Trabajo que dicte la conciliación obligatoria, según lo afirmó Alejandro Vicente que además calificó, a la medida de fuerza, como innecesaria.