Frente a la ausencia de diálogo y respuesta a los reclamos por la Emergencia Alimentaria, los movimientos populares se trasladaron este lunes a las puertas del Municipio para visibilizar la crisis en el sector. Además, se instalaron ollas populares en diversos puntos de la ciudad y acamparon toda la noche hasta obtener respuestas.

Miles de vecinos y vecinas junto a cooperativistas nucleados en la Confederación de Trabajadores de la Economía popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa se movilizaron al Municipio a fin de reclamar por alimentos para los comedores y el pago de trabajos realizados en la construcción de 56 viviendas.

Matías Casimir, referente de la Ctep y del Movimiento Popular La Dignidad, aseguró a La Posta que “la jornada tiene que ver con la situación de emergencia alimentaria que atraviesan los comedores y merenderos distribuidos en la ciudad y cómo aumenta la demanda de personas que asisten a ellos”.

Con ollas populares en Luro y Guido, Colón y Salta, San Luis y Moreno, La Rioja y 25 de Mayo y Catamarca entre Belgrano y Moreno, dieron visibilidad a este conflicto y crisis que se viven en los barrios de la ciudad.

Casimir agregó que “verdaderamente es muy difícil afrontar estas necesidades desde los movimientos sociales, y en este sentido, le estamos solicitando al Municipio que aumente la cantidad de beneficiarios de la tarjeta de alimentos y que se cree un refuerzo alimentario para comedores”.

Asimismo, manifestó: “Estamos solicitando una vez más, ya que por incumplimiento nos vemos obligados a volver a manifestarlo, la necesidad de dos garrafas por mes por cada comedor, y esperamos respuesta porque el daño que están generando en el tejido social es irreparable”.

En horas de la tarde, y ante la ausencia de dialogo y respuestas por parte de autoridades Municipales, las organizaciones definieron continuar el reclamo con un acampe frente al Palacio Municipal.

Al respecto, Martín García –referente de la CTEP- comentó: “Nos deben dos meses del pago de los avances de obra por las viviendas, no garantizan ni garrafas para los comedores y merenderos y no abren el dialogo. A nadie le gusta tener que acampar frente a la Municipalidad, pero no dejan alternativa cuando no dan ni una muestra de querer resolver la grave situación de hambre y exclusión que se está viviendo”.