Ricardo Alfonsín dio el puntapié con una importante presencia de referentes de Mar del Plata y toda la Quinta Sección Electoral, entre los que se encontraban el Concejal Mario Rodríguez, la Diputada Provincial Liliana Denot y el Convencional Provincial Mario Raiteri.

Una cena en el emblemático restaurante Lalín en CABA fue el marco elegido por el ex candidato a presidente para encontrarse con más de 400 dirigentes y referentes radicales de los 135 municipios de la Provincia de Buenos Aires, y un centenar del interior del país.

Los organizadores del acto adelantaron que próximamente realizarán otra similar actividad con el fin de hacer un lanzamiento a nivel nacional, que no sólo incluirá dirigentes sino también militantes de todo el país.

En su discurso Alfonsín afirmó que “nunca el radicalismo, ni siquiera con las propias gestiones radicales, había sido tan acrítico con un gobierno, como lo es con el PRO”. El dirigente radical pidió “llamar a las cosas por su nombre” recordó que “el país no lo gobierna Cambiemos –lo dijo el propio Macri- y menos el radicalismo, lo gobierna el PRO”.

Ricardo Alfonsín fue crítico con la conducción del radicalismo, ya que “hizo todo lo contrario a lo que prometió que iba a hacer antes de conformar Cambiemos, y acompañó decisiones equivocadas del PRO y no aprovechó los recursos partidarios para evitar errores o tratar de influir en el rumbo de la gestión”.

“Estos comportamientos los termina sufriendo la sociedad”, señaló Alfonsín y puso como ejemplo “la indiferencia con que la UCR asistió a la creciente penetración de las corporaciones económicas en la maquinaria estatal. No le reprocho nada al Pro, ya que ellos creen en la idea de que lo que es bueno para las corporaciones, es necesariamente bueno para el país. Pero los radicales, no pensamos así. Sin embargo callamos”.

“Si el partido no hubiera callado, seguramente muchos problemas; inflación, baja de actividad económica, aumento de los déficits fiscal y comercial, altos niveles de pobreza y desempleo podrían haberse evitado. Pero eso no ha ocurrido, incluso algunas cosas han empeorado”, sostuvo Alfonsín.