Nuevamente, el Ejecutivo Local intenta desalojar a la compañía circense de la ciudad. “Se les venció el plazo que habíamos acordado”, explicaron desde el Municipio.

Hay hechos que van y vuelven como si nunca se resolvieran. En este caso, el ensañamiento del intendente con la compañía de circo la Audacia, vuelve a ser noticia en los medios locales.

Si bien los marplatenses hemos achicado el margen de sorpresas que presenta el particular intendente local, ciertamente fue inesperada el acta que llego ayer a la placita de los bomberos, donde están instaladas las carpas que los artistas marplatenses tienen cedida de palabra hace un largo tiempo ya. Sobre todo porque no hace más de un mes el circo recibió la visita del presidente de la cámara de diputados del a provincia Manuel Mosca, uno de los delfines de la gobernadora María Eugenia Vidal, que prometió proyectos firmes para mantener un espacio todo el año para el circo. Sumado a este “apoyo importante”, Mosca se acercó con Javier Faroni y Ariel Ciano del Frente Renovador y la diputada Alejandra Martínez de Unidad Ciudadana. Esta visita y el afectuoso trato de los legisladores con los artistas jamás hicieron pensar que el mandatario intentaría este nuevo plan de desalojo.

“Se les venció el plazo que habíamos acordado”, sentenció Christian Rabe secretario de cultura de la ciudad. “Me voy a juntar con el Intendente y vemos si ya los podemos mudar al faro, o no” concluyó el funcionario.

Lo cierto es que los legisladores que visitaron la carpa le hicieron un tirón de orejas al intendente. “Con mucha humildad le pido al intendente Arroyo que por favor abra un ámbito de diálogo con el Circo La Audacia y busque un punto de acuerdo para q la cultura no pierda lugar y podamos aprovechar la enorme tarea de inclusión que genera el circo con el debido uso del espacio público” Escribió en su cuenta de Twitter, Mosca. Además los artistas recibieron el apoyo de distintas personalidad de la cultura y la política local, con la consiga de que se avance para un lugar todo el año para la audacia.

Ya no se sabe si es un encono personal, o una terrible falta de gestión, que un circo que además de ser un espectáculo de calidad, con compromiso y dedicación, y a la vez netamente marplatenses y autogestivo, tenga que estar realizando sus actividades con la incertidumbre de no saber cuándo van a volver a desalojarlos.